‘A Voz Abierta’, un proyecto para amplificar las voces de las diversidades

Estos meses la violencia hacia las mujeres y a la población LGBTQI+ creció y se demuestra en la cantidad de casos reportados  dentro la cuarentena. Entre enero y agosto de este año, la FELCV registró 18.464 casos de violencia hacia la mujer, según informó el director nacional de la esa entidad Juan Carlos Alarcon, tanto dentro como fuera de las familias.

A Voz Abierta es un colectivo artístico que busca concienciar a los bolivianos sobre este tema tan delicado a través del arte. 45 días planeados con contenidos del cual una parte ya fue liberado. Planean lanzar:

  • Tres cortos audiovisuales con títeres
  • Tres videoclips musicales
  • Dos obras de teatro

Con el propósito de informar y sensibilizar sobre el crecimiento de los índices de violencia dentro y fuera de las familias bolivianas.

Entre algunas piezas lanzadas se encuentran:

Una canción con videoclip por el grupo de rap Kinta Cuadra con Gisel Fuentes

Una obra de títeres creada por el circo Tapeque

https://fb.watch/1CPGkUVvEd/

Una obra de teatro llamada “Labios Mujer” creada por el grupo La BuA

El colectivo es liderado por El Tapeque, un circo que ofrece su servicio a niñ@s y jóvenes de la ciudad y está comprometido con la transformación de jóvenes mediante el arte (danza, títeres, teatro, etc).

A voz abierta también es formado por:

  • Kinta Cuadra, un dúo de rap protesta y consciente que fusiona la música folklore con el hip Hop. El dúo formado por Rubén Urquizo y Lander Arze busca cambiar la sociedad mediante sus letras que reflejan la maldad y la injusticia social que existe en nuestro panorama.
  • La Bua, un grupo de teatro formado en el 2015 que intenta llevar teatro a poblaciones que escasamente lo acostumbran ver y a partir de esto nazca una cultura teatral crítica, donde también haya intervenciones teatro-educativas en poblaciones alejadas.
  • Soul Records, la disquera que producirá y grabará las  canciones de Kinta Cuadra y el colectivo.
  • Tenia Solitaria, un colectivo de danza teatro que nació en Cochabamba en 2017, viaja a las distintas provincias de Cochabamba para denunciar problemáticas sociales desde su arte.

Para conocer más sobre este proyecto, pudimos conversar el con el director de circo El Tapeque, Edson Quezada:

Siendo un grupo interdisciplinario artístico, ¿cómo se formó este colectivo?

Edson Quezada (EQ):

¿Por qué creen que es importante que estén involucrado los rubros artísticos para que suceda un cambio social?

EQ:

¿Cómo fue el proceso de crear estas piezas? 

EQ:

Es evidente que aumentaron los casos de violencia, ¿cuál es la relación del incremento del abuso hacia las mujeres y la comunidad LGBT con la pandemia?

EQ:

El caso de Fernanda Antelo, una mujer trans que era trabajadora sexual, repercutió en la sociedad. Durante los momentos más críticos de la pandemia en el contexto del coronavirus, Antelo se enfermó y no fue aceptada en los hospitales debido a la crisis sanitaria. No tenía contacto con su familia hace tres años. Este caso refleja la discriminación que sufren estas personas. Las trabajadoras sexuales son más propensas a ser víctimas de abuso, y más aún cuando son trans.

Como Voz abierta, ¿han trabajado el tema de la prostitución dentro la comunidad trans? ¿Cuál es su postura ante el trabajo sexual?

En Bolivia todavía existe intolerancia hacia la comunidad LGBTI. Recientemente se introdujo a la primera presentadora trans en las noticias. Dos opiniones contrarias se generaron sobre este hecho. Algunos manifestaron que se trata de una digna representación de la comunidad y de las mujeres en los medios; mientras que otros piensan que es solo un acto para complacer y mero devaneo para justificar “que algo está cambiando”, cuando se reclama discriminación y violencia hacia la comunidad y las mujeres. ¿Cómo ven esto desde  la posición del colectivo?

EQ:

Comenzamos un camino de desnaturalización de la violencia hacia la mujer con la ley 348, pero aún no hay fuerza de voluntad por parte de los mismos bolivianos que permita la deconstrucción de valores machistas y códigos sociales engranados en la cultura boliviana.

Además, actualmente las políticas públicas están orientadas a mitigar los efectos de la pandemia sin reparar en problemáticas urgentes. Parecería que solo nos dieran a escoger solucionar una problemática sobre la otra.

Un caso referente a vulneración directa a los derechos de las mujeres, es la de Fernanda Antelo, una mujer transexual que se dedicaba al trabajo sexual. Fernanda como much@s en la comunidad trans, ya sea debido al rechazo familiar y laboral, se ven obligad@s a ser trabajadoras sexuales.

Muy enferma, sin poder trabajar, sin contacto familiar y desalojada de su alquiler, Fernanda pasó sus últimos días durmiendo en las calles. Finalmente, después del rechazo de varios hospitales debido a la crisis sanitaria, un familiar la llevó a su casa donde murió al día siguiente con un barbijo en el rostro.

El caso de Fernanda nos hace pensar en un mundo en el cual las mujeres sean aceptadas y no sean juzgadas o tachadas a pesar de su orientación sexual y rubro laboral. La visión de A Voz Abierta es un intento artístico de entre muchos otros para generar un cambio, así la injusticia y desigualdad hacia las mujeres y la comunidad LGBTIQ+ ya no exista más.

Es un intento del cual tod@s l@s bolivianos y bolivianas  deberíamos formar parte.