Jarabe indígena contra el coronavirus y el olvido estatal