Volver a los fluidos es también político