Nunca pasa nada, de José Ovejero