Música para Respirar 24/7 en noviembre

En respuesta a la crisis sanitaria mundial la Sociedad Boliviana de Música de Cámara presenta: Música para Respirar 24/7. Una instalación artística en la cual músicos miembros de la Sociedad e invitados ofrecen miniconciertos gratuitos personales por Whatsapp 24 horas al día por siete días. En sus tres anteriores ediciones, las cuales tuvieron lugar en agosto, septiembre y octubre, La Sociedad llegó a tocar para 2.500 personas en más de 1.200 conciertos. Entre los oyentes hubo pacientes de covid-19, parientes de pacientes de covid-19, personas que perdieron seres queridos, personal del área de la salud, así como personas en cuarentena, amantes de la música e instituciones como hogares de niños, centros de rehabilitación, conventos y escuelas.

 

En noviembre Música para Respirar 24/7 se presentará oficialmente en Bolivia y México. Del 2 al 9 de noviembre cualquier persona en ambos países podrá solicitar un miniconcierto personal a través de la página de Facebook o Instagram de la Sociedad Boliviana de Música de Cámara (@lasociedad.bo). Además, continuaremos con intervenciones en instituciones en Canadá, Puerto Rico, Ecuador y Bolivia, ofreciendo nuestra música a través de conciertos virtuales. Esta edición contará con la participación de renombrados músicos invitados como ser: Teresa Laredo reconocida pianista y músico-terapeuta boliviana; Gustavo Orihuela violinista de jazz y también músico-terapeuta; Daniel Cerón, barítono y contrabajista mexicano y Argentina Durán, pianista de la Orquesta Sinfónica Nacional de México y solista, entre otros.

 

Cada instalación mensual de Música para Respirar 24/7 presenta nuevas temáticas y repertorios musicales. La curaduría artística de esta temporada ofrece una visión musical del Día de Todos los Santos en Bolivia y el Día de Muertos en México con el objetivo de recordar, honrar y celebrar la vida de los antepasados, especialmente los que nos dejaron por el covid-19. Las piezas que se tocarán van desde canciones de Gustav Mahler a Violeta Parra, siempre variando del repertorio especial de cada músico. De forma extraordinaria, en este mes también se aceptarán pedidos de piezas o canciones que celebren y traigan memorias de seres queridos que ya se fueron. Estos pedidos se pueden hacer al momento de pedir el concierto o en el concierto mismo.

 

 

Cómo funciona

Cualquier persona que quiere oír un mini concierto personal envía su nombre y

número de Whatsapp a la página de Facebook o Instagram de @lasociedad.bo y hasta en 30 minutos recibe la llamada de un músico que tocará un concierto en vivo. También se pueden enviar conciertos a seres queridos. Todos los conciertos son gratuitos y buscan llegar a la mayor cantidad de personas en Bolivia y México, países que han sido gravemente afectados por la pandemia.

 

 

Objetivos

 

  • Crear un espacio sonoro de tranquilidad, bienestar y distracción para los oyentes
  • Estar disponibles 24 horas al día por una semana, como un ejercicio de empatía y un homenaje a los horarios que cumple el personal del área de la salud
  • Demostrar que la música, como expresión artística, es una herramienta fundamental para superar esta crisis

 

Equipo de Músicos

 

Para atender la demanda de ambos países los miembros de La Sociedad y otros músicos invitados nacionales y mexicanos formarán parte del equipo de artistas responsables de esta versión de Música para Respirar 24/7.

 

Músicos de la Sociedad

Anahí Garvizu (Bolivia/Ecuador) violonchelo

Bruno Luiz Lourensetto (Brasil) trompeta, Orquesta Bachiana Filarmónica

Camila Barrientos Ossio (Bolivia/Brasil) clarinete, Theatro Municipal de São Paulo

Claudia Machicado (Bolivia/Brasil) contrabajo, Academia da OSESP

Fernando Lopez Flores (Bolivia/EEUU) piano, Florida Gulf Coast University

Gabriel Bilbao Toledo (Bolivia/UK) violín, Royal Academy of Music

Karin Cuéllar (Bolivia/Canadá) violín, McGill University

Karla Jimenez (Bolivia) clarinete, Instituto Eduardo Laredo

Paola Machicado (Bolivia/Brasil) percusión, Orquestra Jovem do Estado de São Paulo

Sergio Escalera Soria (Bolivia/Portugal) piano

 

Músicos Invitados

Teresa Laredo (Bolivia) piano y músico-terapeuta

Daniel Cerón (México) contrabajo & barítono

Víctor Díaz (Bolivia), contrabajo, Bolivia Clásica

Gustavo Orihuela (Bolivia) violinista, Gustavo Orihuela Quartet

Argentina Durán (México) piano, Orquesta Sinfónica Nacional

Javier Escalera (Bolivia/México) violin, Orquesta Filarmónica de Boca del Río

Luz Cortés, oboe, Orquesta Universitaria de Música Popular

Blanca Rodríguez (México) soprano

Jaime Torres (México) tenor

Martiza Cisneros (México) contrabajo

Erick López (México)saxofón

 

Tocar Música para Respirar 24/7

Anahí Garvizu Siles

Uno de los eventos que marcó mi vida musical fue participar en el festival de La Sociedad Boliviana de Música de cámara en 2015. Si bien ya pasaron muchos años desde mi último encuentro con la mayoría de los que ahora componemos a La Sociedad, hemos creado un vínculo humano muy especial, que nos ha permitido trabajar a distancia este año, cada uno desde distintos rincones del mundo, pero con todas las energías de ayudar a la sociedad desde nuestras posibilidades artísticas. Luego de muchas charlas por Zoom, ideando planes y compartiendo ideas, nació el proyecto “Música para Respirar 24/7”, una instalación artística que tuvo su primera versión en agosto, como un regalo para Bolivia en su mes aniversario, cuando, además, la crisis sanitaria pasaba por uno de sus peores momentos.

Realizar algo tan fuera de lo común significaba no saber con certeza cuál sería el resultado. Si bien para nosotros la idea de realizar conciertos virtuales a través de WhatsApp sonaba genial, no sabíamos cuantas personas iban a estar interesadas en contactarnos para vivir esa experiencia con nosotros. Ahora sabemos que muchas personas creen en el poder de la música, y nos encontramos a días de realizar nuestra cuarta versión de Música para Respirar, del 2 al 9 de noviembre. A lo largo de estos meses hemos tocado para más de 2.300 personas en más de 1200 conciertos. Hemos llegado cada vez a más personas dentro y fuera de Bolivia y también nos hemos reencontrado con oyentes que vuelven a contactarnos para escuchar más de nuestros conciertos y compartir con nosotros esta nueva experiencia de interacción entre oyente e intérprete.

Todos los músicos que participamos de este proyecto aportamos de maneras distintas, y brindamos conciertos únicos que reflejan quienes somos como músicos y como personas. Entre las funciones artísticas que necesitamos realizar está la elección de repertorio en nuestros instrumentos, tanto de piezas clásicas como de repertorio más popular. Hemos tenido que hacer arreglos, grabar acompañamientos de varias obras y tratar de variar las temáticas cada mes para ofrecer una experiencia renovada en cada versión. Como músicos estamos acostumbrados a interpretar nuestros instrumentos para un público, pero no de manera tan personal como en los mini conciertos de este proyecto, y al no ser igual, estos nos han generado sentimientos distintos a los que estábamos acostumbrados.

Si bien es cierto que como artistas nuestra meta al interpretar música en un concierto es transmitir nuestras ideas musicales, con el fin de que el público pueda entender la obra, pueda apreciarla y disfrutarla, mi experiencia en Música para Respirar 24/7 me hizo dar cuenta que ese deseo de transmitir muchas veces está inclinada a satisfacer nuestra propia aspiración de tener una interpretación exitosa. Al contrario, lo que experimenté en conciertos para personas que me dijeron que habían recibido mi llamada en un momento preciso y que en verdad necesitaban un respiro para alivianar sus preocupaciones fue revelador, encontré en mi otra actitud. Ya no sentía la necesidad de tocar bien para sentirme satisfecha conmigo misma, sentía la urgencia de poder tocar el cello de la manera más honesta posible para reconfortar el corazón de alguien que acababa de conocer.

Música para Respirar 24/7 para mí puede resumirse en dos palabras: “calidez humanidad”. Somos seres que buscan conectar con otros, y la coyuntura en la que estamos viviendo ahora nos ha hecho reflexionar sobre la importancia de sentirnos cerca de nuestros seres queridos. A veces, esta cercanía no requiere simplemente la presencia física, sino más bien un entendimiento mutuo, capaz de generar lazos. Los conciertos virtuales que hemos estado realizando no solo nos han permitido llenar de música los hogares de personas desconocidas… También nos han dado la oportunidad de experimentar de primera mano lo hermoso que es darnos el tiempo de conocer a alguien y compartir un momento honesto, con la simple intensión de vivir un instante efímero de conexión humana desinteresada.

Hemos tenido la oportunidad de brindar un momento de felicidad a quienes lo necesitaban, interpretado música para niños emocionados por escuchar instrumentos que jamás habían visto, para adultos mayores que se hallaban en soledad y se reconfortaban con la música y conversaciones amenas, personas que se encontraban recuperándose del covid-19 por las que luego pudimos alegrarnos al verlos recuperados y un sinfín de experiencias inolvidables que nos han marcado de por vida. Si bien la finalidad de Música para Respirar es brindar bienestar a los oyentes, lo cierto es que todos, incluidos los artistas, nos empapamos de las sensaciones poderosas que la música puede causar en nuestra sociedad.

Queremos aprovechar para agradecer a todas las personas que han sido parte de esta experiencia y nos han dejado entrar en sus vidas a través de sus celulares. Música para Respirar ha estado creciendo cada vez más, llegando a todos los departamentos de Bolivia, teniendo su primera intervención oficial en Ecuador el mes pasado, la cual nos permitirá continuar teniendo presencia en ese territorio y la nueva colaboración con México programada para noviembre, donde esperamos seguir creando más vínculos de hermandad latinoamericana. Los esperamos del 2 al 9 de noviembre para compartir más experiencias musicales inolvidables, y para acompañarlos en estas fechas, en las que recordamos a nuestros seres queridos y nos reencontramos con ellos al celebrar la vida que tuvieron y el amor que nos dejaron. En está ocasión los invitamos a hacer peticiones de canciones o piezas que hayan sido las favoritas de algún ser querido al momento de escribirnos en nuestras redes sociales.