La idolatría del hecho y el eterno retorno