El incendio de Notre Dame es un llamado de conciencia sobre el patrimonio histórico mundial