Cuando la música enciende, no existe el mundo afuera